El vicio que lleva esta zorra a la consola es enorme y prácticamente se olvida del mundo cuando está jugando. Está tan ida que cuando su primo llega y la comienza a manosear, la zorra deja que se la folle sin oponer ningún tipo de resistencia. Así es como vemos a la perra a cuatro patas siguiendo con su partida a la consola mientras al mismo tiempo tiene al tío detrás de ella metiéndole el rabo y clavándosela cada vez con más fuerza. La follada es intensa y la guarra sigue a lo suyo mientras el primo disfruta del polvazo.

(30984)

Category:

Primos y Primas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*