Haberse quedado viudo ha llevado a que este hombre tenga la necesidad de meter polla de cualquier forma posible. Y lo que hace es que se folla a su propia hija, sobre todo porque la chica está bien gordita y tiene unas tetas súper grandes, algo que no es nada habitual entre las asiáticas. El padre no es un violador, así que lo que hace es ocuparse de que la chica se ponga caliente y que disfrute del momento mientras la masturba y la lleva al orgasmo. Él se la quiere follar durante horas, así que al menos va a ocuparse de que la zorrita está pasándoselo bien.

(16357)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*