Su inocente hermana es la típica chica delicada que no ha tenido mucho sexo en su vida más allá de una o dos folladas con su último novio que no tenía mucho reparo en metérsela cuando le apetecía. Ahora lleva mucho sin tocar una polla y es su hermano el que aprovecha para convencerla de que se la toque y juegue con ella. La chica está nerviosa, pero poco a poco va ganando confianza con el rabo del hermano en la mano y se tumba abierta de piernas con su coñito peludo listo para que el hermano le haga un dedo y consiga que se corra.

(11015)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*