Lleva tantos años sin follar que a esta madura con buenas tetas no hace falta demasiado para convencerla de que se ponga a follar con su propio hijo. El chaval le dice una mañana que si quiere desayunar algo sano él tiene una polla a la que hace mucho que ninguna mujer le hinca el diente. Y la madre, por supuesto, se deja llevar, se mete la polla en la boca y después de perdidos al río, abre su coño peludo para que el hijo la atraviese fuerte y se la folle como dios manda viendo sus tetazas moverse sin parar.

(24013)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*