Con su marido en casa esta madre nunca había podido hacer lo que quería con su hijo adolescente: follárselo. Pero ahora que se han quedado a solas tiene claro que le va a sacar brillo a esa polla joven y disfrutar de ella como si hiciera años que nadie la penetra. El chico es virgen y se queda a cuadros cuando la madre le agarra la polla, se la chupa y se la clava en el coño. ¿Pero cómo negarse a los deseos de una madura que aunque sea su madre está tan maciza? hay que follársela por todos los medios posibles.

(80849)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario