Estas son las nocturnas visitas que hace un padre perverso a sus hijas, ambas duermen en el mismo dormitorio y cada noche le toca a una satisfacer las locas ganas de sexo que tiene su padre. Y así es como estas jovenes japonesas viven el incesto con su padre, ¡en silencio!, ninguna de las dos se atreve a decir nada, ni lo hablan entre ellas, y el silencio es el mejor cómplice de estos hombres pervertidos, así que las cosas no cambiarán hasta que las chicas se vayan del hogar familiar, recordarán por siempre esas noches de incesto en silencio

(61725)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*