El hijo sabe que su padre no está, así que es la ocasión idónea para abusar de su madre y follársela como lleva queriendo hacer desde hace tiempo. La domina al entrar en casa y luego le obliga a chupársela hablando con el padre por teléfono. Después se la mete hasta el fondo del coño a cuatro patas apoyando a la madre en la cocina. Las veces que el hijo se folla a la madura durante el fin de semana en el que están solos son incontables. A la tía se le acaba quedando el coño enrojecido y lleno de semen.

(11692)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios