Si llegas tarde a casa y no avisas con antelación para que tus papis no se preocupen de ti, prepárate para un buen castigo. A esta hijita inocente que llega con cara de perrito faldero su padre no le pasa el castigo por alto y la ordena que limpie la casa desnuda como humillación. Lo que ocurre es que el viejo se pone caliente y le dice que no le parece suficiente castigo, así que termina recibiendo otra orden: mamarle la polla a su padre. Por suerte para ella, la chupa tan bien que seguro que papi deja que vuelva tarde a casa cuando quiera.

(64783)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*