Su madre se ha ido de viaje de trabajo y el padre no ha esperado ni siquiera a que pasen unas horas. Mientras su hijita está en el baño se planta delante de ella con la polla en la mano y le dice que se la chupe porque tiene la intención de transformarla en una pedazo de puta sumisa a la que penetre durante todos los días en los que van a estar solos. El padre se la folla brutalmente y a la hija le termina encantando que le meta la polla con golpes fuertes que hacen que se corra del gusto mientras la viola.

(54690)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*