La fantasía que siempre ha tenido este tío ha sido la de follarse a su madre, una madura que tiene un buen cuerpo de puta y que se pasa el día masturbándose como una cerda. Al final el tío consigue cumplir su fantasía cuando después de ver a su madre haciéndose un dedo la tía opta por follárselo. Primero le da unos azotes para que vea que ha sido un chico muy malo y después comienza a tocarle la polla, así que se puede decir que soportar los golpes tiene una buena recompensa, porque no todos los días le metes la polla a una jamona como esa.

(47036)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*