Cuando el abuelo está espiando a su nieta en la ducha no se puede resistir y se mete en el baño con ella para obligarla a que le coma la polla. La chica intenta resistirse, pero el viejo lleva mucha fuerza y consigue clavarle la polla entre los labios. Primero se corre en su boca y luego vuelve a por ella cuando está en su habitación para decirle que la tiene dura de nuevo y que ahora es el turno de follársela, cosa que hace sin preocuparse en ningún momento de que sea su nieta, porque lo único que quiere es atravesar su coñito.

(16686)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*