La vida para esta zorra ninfómana es una putada porque siempre tiene ganas de sexo y además se puede follar a cualquiera sin pensárselo mucho. El problema decide dejarlo en una cuestión familiar, así que lo que hace es ir pidiéndole a distintas personas que viven en su casa que se la vayan follando y así salen todos ganando. Esta vez le pide a su tío que la folle, disfrutando especialmente del polvazo porque el viejo tiene un pedazo de rabo de un calibre tremendo. El polvo es como le gusta a la puta: duro y salvaje, con el tío taladrando su agujero con mucha fuerza.

(57615)

Category:

Tios y Sobrinas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*