Vaya sorpresón se lleva esta madre cuando al llegar a casa y tras echarle una bronca a su hijo le comienza a hacer un pase de modelos y él le responde sacándose la polla. El momento está lleno de tensión, pero a la madre la pone tan cachonda ver la polla de su hijo que no tarda nada en arrodillarse y hacerle una súper mamada. La guarra no quiere follar, pero en lo que se refiere a chupar la tía es una puta máquina y traga bien hasta el fondo sin ningún tipo de límite. La corrida se la suelta en todas las tetazas.

(6122)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios