Esta mujer es masajista profesional y de vez en cuando ayuda a que su hijo tenga mejor la espalda haciéndole unos masajes gratuitos. Pero esta vez el hijo necesita el masaje en otra zona del cuerpo: en su polla. Por eso se la saca de repente y comienza a masturbarse cuando le dice a su madre que deje el masaje y que le coma la polla. A la mujer le cuesta un poco aceptar, pero no solo la toca con sus manos, sino que realmente se pone a hacerle una mamada para ver si su hijo se corre y la deja en paz.

(69558)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*