¿Recordáis los tiempos en los que existían los recreativos? Era muy típico que tu hermana, a la que te llevabas obligado para que no le diera el coñazo a tus padres, estuviera aburrida sin saber qué hacer (salvo cuando jugaba al Tetris). Pues en Japón estos recreativos siguen existiendo y las hermanas han pensado formas nuevas de no aburrirse. Esta, por ejemplo, cuando ve que su hermanito no acaba la partida se arrodilla delante de él y le chupa la polla a fondo. Aprovecha que no hay nadie en el local para bajarle los pantalones y lamer ese rabo pequeñito típicamente japonés mientras le dice a su hermano que eso es mejor, sin duda, que jugar a las maquinitas.

(32508)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario