La madre de este chico está ocupada en sus cosas cuando el chaval llega por detrás y se la folla mientras está cocinando. Debe ser un hábito entre los dos, porque la madre no parece precisamente demasiado sorprendida. En realidad se nota que está teniendo ganas de que comience a penetrarla, posiblemente porque con ese pedazo de polla le revienta el coño con cada metida. La perra se mueve a cada golpe de rabo que le pega y el tío no deja de follarla incluso moviéndola para ponerla cómoda y que se le vea el culo más en primer plano.

(109575)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios