Pocas satisfacciones hay mayores para una tía viciosa que conseguir desvirgar a su propio sobrino. Una de ellas todavía superior a esta es tener la oportunidad de follártelo a menudo e incluso de sentir su polla metida hasta dentro del culo. Es lo que le hace este chaval, que tiene un buen pollón, a su tía, que no puede parar de gritar del vicio que lleva y de lo bien que la taladra. La zorra es una sumisa y su sobrino la encula como si fuera el último agujero que tuviera la oportunidad de penetrar en toda su vida, aunque viendo lo buena que está nadie le culpa.

(14547)

Category:

Tias y Sobrinos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

6 Comentarios