Hasta que un día su madre le ve haciéndose una paja y no se sobresalta, sino que se quedó mirando atenta hasta que se corrió, este tío nunca se había planteado meter mano a su madre. Pero esta vez le sirve el desayuno como todos los domingos y lo hace vestida de forma muy sensual, así que el hijo prueba a meterle mano en el culo a ver qué pasa. La madre responde con un gemidito de viciosa y a partir de ahí se desata la locura, porque la zorra le chupa la polla y deja que la folle muy duro tanto por el coño como por el culo.

(101972)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario