A todas las chicas se las avisa de que ser una hija de puta puede traer consecuencias severas en su relación con cualquier tipo de hombre. Esta jovencita se olvida de la teoría y termina violada de una manera no brutal con un polvazo no consentido con su propio hermano. La tía le cierra el ordenador sin que haya podido guardar un trabajo y el tío lo pierde, así que la única forma que se le ocurre de vengarse es rompiéndole el pantalón para hacerle un agujero en el coño y reventándola de una manera brutal y sin ningún tipo de sentimiento.

(79737)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*