La hija de este tío es una auténtica zorra, una pelirroja morbosa que siempre que se queda sola en casa se trae a algunos amigos para poder follar. Pero hoy se lleva una sorpresa cuando llega y ve que su papá está sentado en el salón. El tío se cabrea muchísimo y le da un buen castigo en forma de un buen polvazo. Primero la puta tiene que comerle la polla y después dejar que su padre le reviente el coño con buenos pollazos. La muy zorra se coloca en posición de perrito para que se la meta y termina con su agujero relleno de semen y aprendiendo bien la lección.

(6083)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios