Flipante la manera en la que este violador le mete la polla a su hija aprovechando que la jovencita se ha ido a la cama para intentar dormir. Su padre sabe que la chica siempre está adorable con el pijama puesto, así que la sorprende por detrás, le baja el pantalón y la comienza a follar sin ningún tipo de remordimiento. El coñito totalmente liso y suave de su hija es una de las cosas que más le gustan a este hombre, que no duda en follarla muy duramente aprovechando que la pobre no tiene autoridad y no se resiste.

(84140)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios