Encontrar a su hija dormida cuando llega a casa le da pensamientos muy viciosos a este padre que lleva semanas sin poder follar con nadie. Así que no se lo piensa mucho y va directamente a por el cuerpo de su hija, el cual penetra sin miramientos y sin pensárselo dos veces. La pobre chica llora del miedo y del susto, pero sabe que no puede hacer nada para quitarse a su padre de encima. Por ello continúa notando cómo su polla entra y sale de su coño hasta que se corre dentro de ella después de haber estado un buen rato follándola.

(8003)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario

  • Luis Ángel castillo cubas 5 meses ago

    alguien que me diga como descargar el vídeo, es para una tarea :”v