No haber cumplido con las tareas del hogar se convierte en lo peor que le podría haber pasado a esta negrita joven, a la que su padre castiga dándole una lección monumental. Le pone todo el pedazo de polla en la boca y le obliga primero a que se la chupe. Le dice que si se cree que el castigo ha terminado con eso lo lleva claro, así que la tumba, le abre el chochito, y se la clava con una fuerza y violencia que dejan su coño totalmente destrozado. La hija grita por el dolor que le hace tal pedazo de polla, pero también le gusta lo que le está haciendo su papi.

(60408)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*