Después de terminar de comer esta putita quiere dormir la siesta y se tumba en la cama para descansar un rato. Su padre la acompaña, pero como la zorra está tan buena el tío manosea a su hija por todos lados y se pone cachondo. Le exprime sus deliciosas tetas y también le toca su coño. Con tanto toqueteo la zorra se pone muy caliente y se queda medio desnuda para montarse encima de su padre. La muy guarra bota sobre su rabo duro como una salvaje porque quiere que su papá le dispare una buena corrida dentro de su coñito.

(36727)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios