Esta madre tetona no tenía entre sus planes el incesto con su hijo pero se excita tanto al sentir como le toca las tetas que ya no sabe negarse y disfruta del sexo con su retoño, si señores, y el sexo con su hijo se convierte en el centro de su vida. Cada vez que tienen ocasión madre e hijo se entregan en cuerpo y alma al incesto, disfrutan como si no hubiera en el mundo nada más maravilloso, se besan, se abrazan, se aman, y se follan como putos animales, algunos dirán que es pecado, ¡que el diablo se ha instalado en sus corazones!, pero otros… ¡otros nos morimos de envidia!. Jajaja. 😀

(106705)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*