La madre es una tetona impresionante y excita a su hijo sin querer, ella nunca ha pensado en él como si fuera un hombre pero lo cierto es que el chaval ya tiene 18 años, a esa edad la libido está muy despierta y unas tetazas como las de su madre no pasan desapercibidas, más aún cuando tienen que compartir cama, y es que andan de viaje y el motel solo tenía habitaciones con cama de matrimonio. Total que el momento es idoneo para que esta madre y su hijo terminen practicando incesto, ¿lo mejor de todo? que está grabado en primera persona como si nosotros fuéramos su hijo, omg…

(177383)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario