A esta madre no se le habría ocurrido interesarse por el pollón de su hijo, porque no pensaba que lo tuviera tan grande. Pero después de ponerse a hablar un poco con él y llegar a vérselo descubre que tiene en su casa una pedazo de polla que podría disfrutar como una buena guarra cuando no esté su marido. La tía le dice al chico que se desnude le agarra el rabo y se lo empieza a chupar sin parar. La guarra se traga la polla hasta el fondo y la chupa de forma brutal, sacándole brillo con sus labios y succionando hasta que consigue sacarle toda la leche.

(5887)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

7 Comentarios