Nadie se podría imaginar que bajo la discreta apariencia de esta madre francesa se esconde una incestuosa puta con unas ganas locas de follar con su hijo. La madre sorprende a su hijo en la ducha y aunque su primera reacción es irse se queda fascinada con la rica polla de su pequeño: se arrodilla, le aparta la toalla y le chupa la verga. Y esto es solo el comienzo de una incestuosa relación de sexo madre hijo en la que incluso llegarán al sexo anal. Yo que pensaba que la mayor ambición de esta mujer era dejar bien limpia la colada, ¡cuanto engañan las apariencias!.

(113605)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*