Que madre e hija tomen la decisión abierta de compartir una misma polla no es algo que ocurra de forma frecuente y los tíos que se encuentran con esta oportunidad no la olvidan en la vida. En este caso el chico es el responsable, porque le está dando un masaje a la madre de su novia cuando le empieza a meter el dedo y hacer que gima como una perra. La hija lo ve todo y los tres terminan uniéndose para echar un polvazo en el que todo vale siempre y cuando el tío las folle a las dos salvajemente.

(36740)

Category:

Madres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*