Pocas madres se portarían tan bien como lo hace este pedazo de puta, que cuando descubre que su hijo está espiándola va a por él y después de la sorpresa y el enfado inicial decide ser más simpática. Se acerca a su polla y se la chupa para ver si le gusta y se le pone dura. Como se le pone como un puto palo la madura se sube encima y le cabalga, follándoselo de forma muy morbosa sin quitarse la blusa. Le pide que no se lo cuente a su padre y se lo folla hasta sacarle la leche, llenándole todas las piernas y las medias con la corrida que le suelta.

(137871)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

7 Comentarios