A este hombre su hija embarazada le tiene totalmente loquito, sobre todo porque va a ser madre soltera y él está divorciado desde hace tiempo. De vez en cuando la hija le pide que le ponga aceite en el cuerpo y él lo hace con mucho cuidado y suavidad. La chica se lo agradece chupándole la polla para que pueda descargar, pero esta vez la tía está tan caliente que se sube en el rabo de su padre para metérselo bien hasta el fondo. Así comienzan a follar y siguen en varias posiciones, incluso a cuatro patas con la guarra intentando que sus tetazas no se muevan demasiado para que no le duela.

(54293)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*