Esta hija está necesitada de sexo porque lleva meses sin meter ninguna polla en su coño. Su padre se ha enterado y sufre por ella, así que piensa en cómo puede ayudarla. Lo que hace es asaltarla por sorpresa en la cocina y comenzar a penetrarla sin venir a cuento. La hija se sorprende al principio, pero luego no tarda en comenzar a disfrutar de una forma enorme porque su padre tiene una buena polla. De la posición inicial pasan a follar en una silla y ahí el padre la sigue atravesando con la misma velocidad y dureza para que su hija se pueda correr.

(7373)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

4 Comentarios