La madre de esta jovencita sale mucho de viaje por trabajo y no sabe que cuando ella no está en casa su padre hace lo que quiere con la hija. La chica se ha convertido en el juguete sexual de su padre y no puede hacer nada porque no quiere disgustarle. El hombre la toca, le masturba ese coñito joven peludo que tiene, le toca las tetas, le mete la polla en la boca y, por supuesto, también se la folla. No parece que le duela ni que sufra, pero le ha dicho que no se lo puede contar a su madre por ninguno de los motivos.

(35600)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*