Este buen hombre llama a la puerta del dormitorio de su hija y cuando chiquilla abre eleva en un mano una bolsa de plástico con un dildo en su interior – ¿SE PUEDE SABER QUE HACÍA ESTO EN MI CUARTO DE BAÑO? – y es que la pequeña de la casa se ha vuelto una puta ninfómana, se pasa el día masturbándose como una perra en celo y el padre ya no sabe que hacer con ella, hasta que le llega una brillante idea la cabeza, ¡se la tiene que follar!, su hija está reclamando sexo a gritos, necesita que su padre se la folle bien rico para así estar equilibrada y ser una adolescente feliz… 😮

(7676)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

6 Comentarios