Está claro que la chica del vídeo ha llegado a casa muy cocida y sin saber dónde coño está. Para ella posiblemente su casa sea la discoteca y se crea que la polla que ha encontrado es la de algún tío de allí. Pero en realidad cuando comienza a lamer le chupa la polla a su padre. Él ve que ella está pedo perdida y prefiere no decirle nada para aprovecharse de la situación. Opta por callar y descubrir lo buena comedora de rabos que es su hija, a la que al final se llega incluso a follar durante unos breves minutos antes de correrse.

(898)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*