El chaval espía a su hermana mientras se ducha y se pone tan cachondo que la acaba seduciendo, si señor, todo con tal de mojar el churro y dejarle una buena corrida en su rosado coño. Y es que la hermanita es una de esas mujeres con la piel muy blanca y por lo tanto el coño rosita como los antiguos Frigopies, que rico coño joder, ahí le echa toda la leche su hermanito, se la mete bien profundo, la folla bien duro, y cuando ya no puede más explota llenando todo su coño de leche calentita…

(77845)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios