El hermano de esta zorra es un vicioso de cuidado que solo tiene una cosa en mente, follar, pero el tío hace tiempo que no la mete por ningún lado y como todas lo rechazan, su hermana es la que paga el pato. El muy cabrón droga a su hermana para poder satisfacer sus deseos. La pilla por sorpresa en el salón y le tapa la boca con cloroformo. Luego se aprovecha de ella como quiere. Se saca la polla y le mete unos puntazos a esta zorra que dan miedo. La mueve como le da la gana y la coloca a cuatro patas para seguir destrozándole el coño. Al final acaba echándole una buena corrida en la cara.

(2417)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*